Diseño inclusivo y experiencia de usuario

¡Comparte este artículo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El diseño inclusivo y la experiencia de usuario son dos conceptos interrelacionados. Este tipo de diseño es beneficioso tanto para usuarios como para empresas. El producto digital que cuente con un diseño inclusivo se expandirá a más población. Además, contribuye a una posición de responsabilidad social en el mercado.

¿Qué es el diseño inclusivo y por qué sirve para mejorar la experiencia de usuario?

El diseño inclusivo es aquel cuyas decisiones van encaminadas a incluir al mayor número de personas posible. Es el que beneficia a todo tipo de personas independientemente de sus capacidades, necesidades o aspiraciones. 

El diseño inclusivo mejora la experiencia de usuario. Además, no deja a nadie atrás, ya que tiene en cuenta a la sociedad en toda su diversidad. La accesibilidad juega un papel importante, como se dejó reflejado en este artículo sobre accesibilidad. En él, explicaba qué ventajas aporta y qué hacer para mejorar la accesibilidad de un sitio web.

El diseño inclusivo cambia nuestro enfoque del producto al proceso. Es un proceso de diseño centrado en el ser humano que abarca la diversidad de principio a fin. Las pautas de diseño universal y accesibilidad son valiosas para auditar espacios y servicios digitales respectivamente. Estas pautas son prescriptivas, no contextuales y no tienen en cuenta las emociones. Ahí es donde el proceso de diseño inclusivo aporta valor, nos ayuda a sentir empatía con las historias y emociones humanas, la base de la experiencia vivida.

Diferencias entre diseño universal, accesibilidad y diseño inclusivo

La importancia del diseño inclusivo para mejorar la experiencia de usuario

Nielsen Norman Group en su artículo Our Users Are Everyone: Designing Mass-Market Products for Large Users Audiences afirma que,cuando un único diseño sirve a una amplia audiencia de usuarios, éste se orienta a cubrir a las necesidades de todos los usuarios. Este enfoque puede parecer inicialmente más inclusivo que centrarse en ciertas categorías de personas, y es especialmente atractivo para las organizaciones que tienen una fuerte necesidad de atraer a más clientes o usuarios.

Sin embargo, no definir los diferentes grupos de usuarios puede conducir a una experiencia de usuario menos útil para la mayoría de personas. Sin una comprensión profunda de quiénes son los usuarios, se corre el riesgo de obtener resultados de investigación sesgados y elecciones de diseño incoherentes.

No siempre será necesario desgranar en detalle las características concretas de cada grupo, pero sí deberemos tener una idea de quién usará el diseño y qué tratará de hacer con él.

Tipos de diversidad

Es importante tener en cuenta que, cuando hablamos de diversidad, podemos estar haciéndolo en muchos ámbitos. Algunos tipos de diversidad son:

  • Étnica y de procedencia
  • De edad
  • Sexo-genérica
  • Familiar
  • Cultural
  • Funcional, corporal
  • Socioeconómica

Diseño inclusivo para mejorar la experiencia de usuario: Pautas y consejos

Usar lenguaje inclusivo

Utilizar el lenguaje inclusivo es usar un lenguaje más justo, sin connotación de género, que incluye a todo el mundo. Los medios digitales y ciertas páginas web son herramientas con una audiencia muy grande, que influyen en la sociedad. Por tanto, deben ser ejemplares en este tipo de iniciativas, que trabajen en pro de la inclusividad y la igualdad.

Neutralización de los avatares

Hay que trabajar en aras de conseguir un producto/servicio digital que sea igual de representativo para hombres, mujeres y otros grupos que han podido identificarse e afirmarse como no binarios, etc. Se ha pasado de un modelo obligatorio de avatar hombre a una cantidad de experimentos en la búsqueda de una respuesta más universal a la neutralidad de Internet.

avatares-sin-genero-claves-diseno-inclusivo

Los primeros intentos se remontan a 2015, cuando Facebook quiso dar más visibilidad a las mujeres poniéndolas al frente pero, sin embargo, han seguido generando polémica por el uso de simbología que representa perfiles mayoritariamente occidentales. El ejemplo más interesante y funcional es el de Google, que quitó toda referencia humana del avatar para utilizar las iniciales de la persona, quitando así toda connotación de sus productos. El objetivo: conseguir que todo el mundo se sienta identificado.

avatares-claves-diseno-inclusivo

Diversidad de razas

Debemos apostar por incluir cuantas más nacionalidades y colores mejor para hacer un sitio web justamente más inclusivo. Sin duda, aquí destaca el gran trabajo de Airbnb, que ha creado toda una línea gráfica de ilustración para contar con una identidad visual mucho más inclusiva. Es más, tienen un sistema de lenguaje de diseño propio, que contribuye y fomenta una práctica mucho más accesible e inclusiva en la experiencia de usuario.

Ilustracion de Airbnb mostrando diversidad de razas
Fuente: Airbnb

Ilustraciones “blue skin”

Una alternativa al uso de imágenes reales y que está marcando tendencia son las ilustraciones “blue skin”, que utilizan las tonalidades azules para no denotar ninguna pertenencia geográfica de las personas.

Ilustracion blue skin de Facebook
Fuente: Trace Byrd for Facebook, Inc

Evitar la jerarquización de las personas

A la hora de pensar un diseño web inclusivo, es importante, siempre que sea posible, evitar la jerarquía entre las personas. Pero, si es necesaria una jerarquía para explicar un concepto, lo mejor es dar más valor a aquellas personas menos representadas: no es lo mismo que un hombre blanco explique una cosa en una pizarra a una mujer de color o que la imagen sea el revés.

Representar a las personas desde su diversidad sexo-genérica

A través de imágenes no estereotípicas, con perspectiva interseccional y no heteronormativa. Se aplicará este criterio en todo tipo de campañas, también a la hora de reflejar los diversos núcleos familiares, etc.

Diseño inclusivo y experiencia de usuario

Visibilizar la presencia y la diversidad de aportaciones, funciones, profesiones y papeles

No presentar como específico de un género lo que debería ser de todas las personas (deportes para los hombres y tareas domésticas para las mujeres).

Mujer con cuerpo no normativo  arreglando el motor de un vehículo

Personas realizando distintas tareas en situaciones diversas con el mismo trato

Imágenes cooperativas entre personas de distinto sexo-género-sexualidad, procedencia o condición.

Gente de negocios interracial en reunión en la oficina

Conclusión

En definitiva, aunque existan diversas vías, los principios del diseño inclusivo tienen un objetivo común: hacer de Internet y los productos digitales un espacio libre de estereotipos, donde todo el mundo se pueda sentir identificado. Y, por supuesto, diseñar experiencias de usuario que tengan en cuenta la diversidad. El resultado final será bueno para los usuarios, ya que se mejora la experiencia de éstos. Por otro lado, también será beneficioso para las marcas, que conectarán más y mejor con las personas, a la vez que se incrementa la tasa de conversión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *